riso: +34 615017155 // librería: 633521286 jaime@per-r-ucho.com
carteles tipográficos de la Familia Plómez

carteles tipográficos de la Familia Plómez

Exposición de carteles tipográficos de la Familia Plómez a partir de hoy, 3 de marzo, en Per(r)ucho.   Tras el inquietante «Estudio Elemental del Levante» con el que el amigo Ricardo Cases nos ha mantenido visualmente entretenidos el último mes pasamos a...

XY XX | Fosi Vegue |Dalpine

XY XXUn patio de vecinos con habitaciones donde acuden prostitutas con sus clientes, mientras el fotógrafo, oculto, observa desde la ventana de enfrente aquello que debe permanecer invisible. Temas como la…

Grass» | Michele Tagliaferri |Dalpine

Grass»Por su propia naturaleza, toda fotografía nace para reproducir una imagen. Rostros, historias y paisajes encuadrados y fijados para siempre entre los cuatro límites de la copia. Sin embargo, sería maravilloso abrir de alguna manera esos bordes. Romper el…

Eden | Bernardita Morello |Dalpine

EdenEl Edén fue descrito en la narración bíblica como un lugar mágico y encantado, un jardín lujurioso donde nacía el primer hombre. Este, no pudiendo resistir a la tentación, probó el fruto del pecado y fue echado de aquel maravilloso y perfecto lugar.nPasaron algunos milenios de cuando esta historia fue escrita, pero aún hoy parece que el hombre no ha curado esa antigua herida. Todavía hoy nos angustiamos y nos fatigamos en el intento de reconquistar las puertas del paraíso terrenal que hemos perdido.nAsí, los sueños y las ambiciones del hombre común aparecen continuamente dirigidos hacia un ideal de bienestar y perfección, tan ambiguo como irrealizable. Deseamos un cuerpo perfecto. Un amor y una familia perfectos. Una casa y un jardín perfectamente cuidados. Pero cada intento de construir alrededor de nosotros nuestro pequeño paraíso personal está destinado a resolverse en una serie de inevitables caídas frente al grandioso y miserable curso de la vida.nLo que queda, afuera de los jardines del Edén, es el mundo habitado por una realidad finita, irresuelta, a veces dolorosa. Las fotografías de eden representan tal realidad: la única y la sola que nos es dada a conocer. Ellas nos invitan a descubrir el encanto detrás del defecto, la belleza detrás de la imperfección. Nos incitan a gozar eso que la vida nos ofrece y que muy a menudo se nos escapa, distraídos persiguiendo el anhelo de un idilio imaginado. Abandonamos así las ilusiones, las falsas esperanzas y lo inauténtico de la existencia y nos encontramos con la vida, por como es y como siempre será. Nadie sabe que todo está acá.