Enero – new year Draupter Wave

No queda claro quién fue el primero en observar y registrar los datos que, tras varios milenios, sacaron a las olas vagabundas o «Freak Waves», del territorio de la leyenda. Lo que sí parece claro es que un tal P.H. Taylor fue el encargado de cuantificar y plasmar en términos matemáticos dicho evento. Ocurrió el primero de enero de 1995, también domingo, un día como hoy de hace 22 años, en el mar del norte, en una plataforma petrolífera de una compañía británica.

Hay que haber visto de cerca el poder de una tormenta en el mar para poder siquiera imaginarse semejante espectáculo, el leviatán de los mares levantándose más de 24 metros sobre el ejercicio cinético del océano.

Fue la misma ola que inspiró el «Descenso al Maelström» de Edgar Allan Poe, escrito también en Enero de 1841, aunque publicado en abril de ese mismo año. La misma ola que imaginó Katsushika Hokusai en 1830 y de la que Poe no pudo llegar a tener noticia, que pasó a la historia como la gran ola de Kanagawa, tenida, erróneamente como se sabe ahora, por un tsunami. Fue, sin duda, la ola que vió a 18.000 kilómetros de distancia Ernest Shackleton en su viaje al Polo Sur la medianoche de 5 de mayo de 1916.

Las olas vagabundas, las «Freak Waves», son aún hoy, a pesar de formar ya parte del corpus de la ciencia, a pesar de los gráficos, de los senos, de los cosenos, de los miles de videos de Youtube, un gran misterio. No están generadas por elementos sísmicos o climáticos. Aparecen, gigantes, barriendo kilómetros de océano, de la nada. Y a la nada vuelven. Quizás sea la misma ola siempre, con sus idénticas moléculas viajeras, que recorre así el mundo, resistiéndose a su propio fin, a su destino en tierra.

Esa ola que, como la historia de las historias inconclusas,  nunca termina, no llega a toparse con el sentido final que supone el continente. La edición definitiva. El punto final. Los créditos.

MANUALES PER(R)UCHO

01. MANUAL ILUSTRADO DE PROYECTOS INCONCLUSOS

Se trata una cajita roja que contiene 12 emocionantes proyectos inconclusos. 12 postales impresas en Letterpress y un calendario de pared.
  • enero 1995 - new year draupter wave
  • febrero 1924 - don fernando pessoa camina veloz por la baixa de lisboa
  • marzo 1847 - primera edición de eureka, un poema en prosa: o el universo físico y metafísico. edgar allan poe
  • abril 1850- ada lovelace imagina un nuevo paradigma y ese paradigma es el nuestro
  • mayo 1978 - theodore kaczynski construye una bomba
  • junio 1965 - un cuervo marxista actúa en una película de pasolini
  • julio 1788 - jan potocki sobrevuela en globo aerostático las calles de varsovia
  • agosto 1917 - maiakovski y lili brik toman té en una dacha
  • septiembre 1940 - walter benjamin se pierde en la biblioteca nacional de francia
  • octubre 1970 - tarkovsky vuelve a rodar stalker y su director de fotografía, rerberg, llora como un niño
  • noviembre 1994 - josep maría fonollosa y joan perucho coinciden en una cafetería de la diagonal
  • diciembre 1969 - rothko penetra por fin en su propio horizonte de sucesos