Eden

Eden | Bernardita Morello |Dalpine

30,00

EdenEl Edén fue descrito en la narración bíblica como un lugar mágico y encantado, un jardín lujurioso donde nacía el primer hombre. Este, no pudiendo resistir a la tentación, probó el fruto del pecado y fue echado de aquel maravilloso y perfecto lugar.nPasaron algunos milenios de cuando esta historia fue escrita, pero aún hoy parece que el hombre no ha curado esa antigua herida. Todavía hoy nos angustiamos y nos fatigamos en el intento de reconquistar las puertas del paraíso terrenal que hemos perdido.nAsí, los sueños y las ambiciones del hombre común aparecen continuamente dirigidos hacia un ideal de bienestar y perfección, tan ambiguo como irrealizable. Deseamos un cuerpo perfecto. Un amor y una familia perfectos. Una casa y un jardín perfectamente cuidados. Pero cada intento de construir alrededor de nosotros nuestro pequeño paraíso personal está destinado a resolverse en una serie de inevitables caídas frente al grandioso y miserable curso de la vida.nLo que queda, afuera de los jardines del Edén, es el mundo habitado por una realidad finita, irresuelta, a veces dolorosa. Las fotografías de eden representan tal realidad: la única y la sola que nos es dada a conocer. Ellas nos invitan a descubrir el encanto detrás del defecto, la belleza detrás de la imperfección. Nos incitan a gozar eso que la vida nos ofrece y que muy a menudo se nos escapa, distraídos persiguiendo el anhelo de un idilio imaginado. Abandonamos así las ilusiones, las falsas esperanzas y lo inauténtico de la existencia y nos encontramos con la vida, por como es y como siempre será. Nadie sabe que todo está acá.

SKU: 2 Categorías: ,

Descripción del producto

Bernardita Morello Dalpine 9788460893127 El Edén fue descrito en la narración bíblica como un lugar mágico y encantado, un jardín lujurioso donde nacía el primer hombre. Este, no pudiendo resistir a la tentación, probó el fruto del pecado y fue echado de aquel maravilloso y perfecto lugar.nPasaron algunos milenios de cuando esta historia fue escrita, pero aún hoy parece que el hombre no ha curado esa antigua herida. Todavía hoy nos angustiamos y nos fatigamos en el intento de reconquistar las puertas del paraíso terrenal que hemos perdido.nAsí, los sueños y las ambiciones del hombre común aparecen continuamente dirigidos hacia un ideal de bienestar y perfección, tan ambiguo como irrealizable. Deseamos un cuerpo perfecto. Un amor y una familia perfectos. Una casa y un jardín perfectamente cuidados. Pero cada intento de construir alrededor de nosotros nuestro pequeño paraíso personal está destinado a resolverse en una serie de inevitables caídas frente al grandioso y miserable curso de la vida.nLo que queda, afuera de los jardines del Edén, es el mundo habitado por una realidad finita, irresuelta, a veces dolorosa. Las fotografías de eden representan tal realidad: la única y la sola que nos es dada a conocer. Ellas nos invitan a descubrir el encanto detrás del defecto, la belleza detrás de la imperfección. Nos incitan a gozar eso que la vida nos ofrece y que muy a menudo se nos escapa, distraídos persiguiendo el anhelo de un idilio imaginado. Abandonamos así las ilusiones, las falsas esperanzas y lo inauténtico de la existencia y nos encontramos con la vida, por como es y como siempre será. Nadie sabe que todo está acá.