The Zone - The 70s

7| magik in the zone | sympathy for the devil
buy The Zonebuy This Chapter

Una de las muchas cosas que los Zeppelin y Tarkovski compartían, aún desconociendo la existencia los unos de los otros, era la creencia en un territorio mágico, en cierta transcendencia. Tras una inmersión profunda en las revistas y publicaciones Underground de la época rastreamos la presencia de Alister Crowley y Carlos Castaneda en la obra de estos sujetos tan curiosos en los que hemos puesto el foco: Tarkovski y Jimmy Page.

5-mayo-2020
 
Hay una escena perturbadora entre los múltiples encuentros que Tarkovski y Paradnajov mantuvieron a lo largo de los años. Los dos cineastas más interesantes de la URSS se encontraron en Tbilisi en 1982. Parece ser que Tarkovski había ido a la ciudad para conocer a Dato Eristavi, un mago georgiano que había aprendido técnicas de curación de unos pastores de Kazakestan a través de un tal Marshak.La escuela esotérica en cuestión se denominaba Ceilán, y Dato y el nieto de Marshak eran sus dos últimos practicantes. 
Tarkovski no especifica que fuera iniciado en ella pero podemos inferir que así fue cuando, en 1983, menciona en su diario que está “tratando” en Roma a Tonino Guerra. 
No sabemos gran cosa de esta escuela esotérica. Es muy probable que fuese Paradnajov quien iniciase a Tarkovski en este culto, de hecho las relaciones con el esoterismo de Paradnajov fueron una de las razones por las que las autoridades soviéticas le condenaron a prisión.
 
 
6-mayo-2020
 
Pero lo cierto es que en los 70 las sociedades primitivas aún abundaban en la tierra, Castaneda, Wade Davis, Jodorowski o Kapusciski, son solamente algunos de los testigos que inundaron Occidente con las maravillas de las selvas amazónicas y africanas. La llamada de las drogas rituales fue, para qué negarlo, uno de los grandes motores de esta curiosidad. En el caso de Wade Davis, que es quien escribió la crónica más entrañable de los 70, “El Río”, esta curiosidad se entrelaza con una fuerte pasión por la ciencia, lo que hoy en día, desgraciadamente, no dejaría de entrar en el terreno de la paradoja.

Si a alguien no le preocupaba en absoluto el hecho de que las historias de Castaneda fueran o no ficción era a Tarkovski. Nuestro protagonista, siempre tan preocupado como es sabido por la aprehensión de la realidad, es un fanboy absoluto de Castaneda, de hecho, en su diario le dedica varias anotaciones.
En una de ellas, de 1979, resume perfectamente los elementos esenciales del camino mágico Yaki:

1/ el mundo no es para nada tal y como lo percibimos,
2/ seguro que puede cambiar en determinadas condiciones.

Castaneda, en sus tres primeros libros pormenoriza el camino hacia la comprensión de esas dos verdades y lo hace con un estilo indisoluble de sus fines, con la herramienta más vieja del mundo: la verosimilitud.
Castaneda hace verosímil lo imposible, que el mundo es una ilusión y nosotros, si conocemos los mecanismos apropiados, podemos transgredir las normas, podemos alterar la realidad y habitar una realidad aparte.
Esta idea, que en nuestros tiempos ha encontrado refugio en la Ciencia Ficción (Matrix sería un ejemplo perfecto) encontró en la psicología colectiva de los años 70 hueco en esa misma realidad que, en principio, parecía, y hoy vuelve a parecer, inmutable.
Los 70, para muchos de sus habitantes, fueron un ejercicio de flexibilidad cognitiva. Una aventura en la que, a través de los más extraños mecanismos, los humanos disfrutaron de una realidad aparte. De una vida lejos de la vida, infinitamente más compleja que la vida.
Este estado de percepción aumentada generó todo tipo de creaciones, obras que respondían exactamente a ese nuevo descubrimiento colectivo, a esa extraña estrategia que, aparentemente, podía rescatar al humano de su realidad.
El epicentro de esta “oportunidad cognitiva extrema”, por decirlo en palabras de Pessoa, era la librería Weiser, o como se denominaba, Weiser Antiquarian Books. Estaba en Nueva York exactamente en el 734 de Brodway, muy cerca la última ubicación de “The Factory” en Union Square. Una venerable librería que aún hoy, aunque no en Nueva York, sigue abierta.
Estaban especializados en Crowley pero en sus estanterías había hueco para cualquier camino iniciático, postulado mágico, o alteración cognitiva que pudieras imaginarte. Además funcionaba, de algún modo, como centro de reunión y contactos entre los iniciados del mundo que, por cualquier razón, hubieran caído por NY. Uno de los libreros era Eric Hill, especialista en Crowley e iniciado en los misterios del Thelema, se le menciona en un montón de crónicas de la época como un tipo entregado a la magia, las drogas y el sexo, cosas que, en su caso, estaban profundamente relacionadas.
Durante una gira de los Zeppelin, Jimmy Page se hizo amigo suyo, en concreto tras el concierto que dieron en el Madison Square Garden en 1973 y que sirvió como base para la producción de la película “The Song Remains the Same”. Jimmy Page, que estaba absolutamente hipnotizado por el ocultismo de Crowley y que, además se había convertido en multimillonario, le ofreció a Hill la oportunidad de gestionar en Londres una librería espejo de Weiser, el proyecto se llamaría Equinox y abriría sus puertas ese mismo año en Holland Street, muy cerca de Notting Hill Gate.

 

Lucifer Rising (1972) | Director: Kenneth Anger | With: Kenneth Anger, Bobby Beausoleil, Donald Cammell,

Marianne Faithful, Chris Jagger, Jimmy Page

 

“Sympathy for the Devil” The Rolling Stones, written by Mick Jagger and Keith Richards. It is the opening track on their

1968 album Beggars Banquet.

 

Sympathy for the Devil (1968) Director: Jean-Luc Godard | with: Sean Lynch, Mick Jagger, Brian Jones |

 

Sayat nova | Director: Sergei Parajanov | Writers: Sayat Nova (poems), Sergei Parajanov
With: Sofiko Chiaureli, Melkon Alekyan, Vilen Galstyan

the 70s - The Zone
the book

risograph + letterpress

go to the chapter

The 70s - The Zone
0| intro to the zone

risograph + letterpress

go to the chapter

The 70s - The Zone
1| transit to the zone | stalker | trellick tower/span>

risograph + letterpress

go to the chapter

The 70s - The Zone
2| hacking the zone | bones ‘n’ ribs

risograph + letterpress

go to the chapter

The 70s - The Zone
3| connections in the zone | cannes film festival

risograph + letterpress

go to the chapter

The 70s - The Zone
4| borders in the zone | independent republic of frestonia

risograph + letterpress

go to the chapter

The 70s - The Zone
5| turbulences in the zone | 1975 - 1978

risograph + letterpress

go to the chapter

The 70s - The Zone
6| center of the zone | the electric cinema - london

risograph + letterpress

go to the chapter

The 70s - The Zone

7| magik in the zone | sympathy for the devil

risograph + letterpress

go to the chapter

The 70s - The Zone

8| revolution in the zone | international times | the roundhousel

risograph + letterpress

go to the chapter

The 70s - The Zone
9| the zone | a sequence in the mirror | a song in a concert

risograph + letterpress

go to the chapter

The 70s - The Zone
10| stalker in the zone | a river in the north

risograph + letterpress

go to the chapter